Optotipos de Agudeza Visual ETDRS

Queremos agradecer la colaboración a todos los profesionales que han aportado datos tomados con la Unidad de visión Bueno-Matilla (UBM), a través de los cursos de Formación Continuada de Optonet.

En particular, en la medida automatizada de la agudeza visual (AV) con los optotipos ETDRS (letras Sloan), los datos recogidos son muy interesantes, y útiles como valores de referencia.

Fiabilidad de la medida automática de la AV

Los valores de repetibilidad obtenidos son excelentes, con un coeficiente de repetibilidad de 3,5 letras.

En la práctica clínica esto implica que si de una visita a otra encontramos que la AV de un paciente ha disminuido en 4 ó más letras con los optotipos de Sloan, hay una probabilidad elevada (95%) de que este cambio sea real (no por casualidad), como consecuencia de un cambio de graduación o una alteración patológica, por ejemplo.

Es interesante además comprobar que incluso en los sujetos que tenían una AV reducida (debido a la presencia de patologías oculares) la repetibilidad sigue siendo muy similar.

Cuando la visión es peor, las medidas de AV suelen ser más variables (cuando se miden con optotipos tradicionales); y sin embargo con los optotipos ETDRS se ha mantenido una excelente repetibilidad en las agudezas bajas.

Si la AV disminuye en 4 ó más letras, es casi seguro que hay una razón: no es una variación al azar. Lo más frecuente es que haya cambiado la graduación o que haya una alteración patológica.

Estudio multi-centro

Los datos recopilados son además excelentes si los comparamos con los valores de repetibilidad que se han publicado hasta ahora con optotipos ETDRS. Hemos igualado el mejor resultado publicado hasta la fecha, con un coeficiente de repetibilidad en torno a 3,5 letras.

Estos resultados son probablemente debidos a la facilidad de manejo y precisión del sistema automático para la toma de medidas que incluye la UBM.

En los estudios publicados en la literatura oftálmica, la toma de medidas de AV la hizo habitualmente un único investigador experimentado en un grupo reducido de sujetos, y en condiciones ideales.

Sin embargo, en nuestro estudio los datos han sido recopilados en condiciones reales, por un grupo heterogéneo de optometristas con diferentes pantallas y gabinetes; y sin embargo la repetibilidad encontrada ha sido mejor.

En la práctica, esto significa que los valores de AV tomados con el sistema automático de la UBM son altamente intercambiables de un centro clínico a otro. Otra gran ventaja de este sistema.

Valores normales de AV

Otro hallazgo interesante es que la AV habitual en ojos normales no es de unidad (1,0) (en escala decimal), como siempre se asume, sino que su valor está en torno a 1,26 Decimal con los optotipos ETDRS de letras Sloan.

El valor de 1,0 Decimal pasa a ser el límite de normalidad por debajo del cual sospecharemos la presencia de una alteración visual que requiere ser investigada para determinar su causa.

Lo habitual no es alcanzar una AV de unidad (1,0 Decimal), sino un valor en torno a 1,26 Decimal.

Diferencias Inter-oculares normales

Tradicionalmente se ha considerado que para diagnosticar ambliopía monocular tenía que haber una diferencia de AV de más de 2 filas entre un ojo y otro (aunque lógicamente esto depende del test de AV que usemos). Sin embargo en nuestro estudio hemos encontrado que las diferencias de AV en ojos normales son habitualmente de menos de 5 letras (una fila) con el optotipo de Sloan.

Una diferencia de más de una fila (5 letras)  entre un ojo y el otro apuntan a que puede haber un problema en el ojo con menor AV (¿Hay que ajustar mejor la graduación? ¿Hay una leve ambliopía? ¿Hay un cambio patológico?).

Fiabilidad Optotipos de letras Simétrica en niños

Más sorprendentes todavía son los datos recopilados en niños menores de 7 años con las letras simétricas de la UBM (en escala logarítmica): Las variaciones de medida debidas al azar fueron igualmente de menos de 4 letras.

El hecho de que los niños respondan con una fiabilidad similar a los adultos confirma la utilidad del optotipo de letras simétricas, que es el recomendado en las Curvas de Percentiles de AV para la detección y cribado de las alteraciones visuales en la infancia.

De forma similar a las curvas que utilizan los pediatras para el seguimiento del crecimiento infantil, las Curvas de Percentiles de AV contienen valores de referencia para saber si la calidad de visión del niño es igual, mejor o peor que la que tienen la mayoría de los niños de su misma edad.

Percentiles de AV

Estos resultados confirman la necesidad de que todos los profesionales de la visión utilicemos optotipos de AV estandarizados, ya que son superiores en precisión y repetibilidad.